20 enero, 2017

Recital #1 - Abel Pintos


Hace dos fines de semana que pasasaron tuve la oportunidad de ir a ver a Abel Pintos, un cantante argentino, en un festival que se hizo en mi ciudad. 
Publicidad del festival en el que participaba
 Abel Pintos es uno de esos cantantes que me vuelve loca y, por esto, cada vez que tengo la oportunidad de ir a verlo, lo hago porque, además de que es uno de mis favoritos, es un artista con todas las letras y da un show con una calidad impresionante. Es más, creo que es como la quinta o sexta vez que voy a verlo y la segunda que tengo que viajar como una hora. 

Para los que no lo conozcan, voy a contarles un poquito de él: 

Portada de 11
Abel Pintos es un canta-autor argentino que comenzó desde muy pequeño haciendo folclore y a medida que fue creciendo y conociendo sus gustos, fue explorando en otros generos como el pop. Lo que hace actualmente para mi es un estilo de pop mezclado con folclore que se fuciona muy bien. Además, en el último álbum llamado 11, agregó a la banda un saxo y una trompeta, que le da un toque muy especial. 

Abel tiene muchísimos años de carrera ya que comenzó desde muy pequeño por lo que lo pudimos verlo crecer y cambiar su voz. Y a pesar de ello, nunca cambio ni perdió su escencia, su carisma y su solidaridad. Por lo que puedo decir que además de un artista con todas las letras, también es una persona con todas las letras. Siempre trata de ayudar a lo demás con lo que este a su alcance. 

Volviendo a su música, a mi el último album me gusto bastante, no tanto como otros, pero me sorprendió ya que como en todos los otros buscó hacer algo diferente a lo que venía haciendo anteriormente. 

El primer tema que había escuchado fue: Como te extraño. Este me muy pegó fuerte el año pasado por muchas cosas que me ocurrieron y fue el primer tema que cantó esa noche. No se cómo explicarles lo que llore apenas sentí los primeros acordes, el saxo, la trompeta y después su voz con esa letra. Estoy agradecida de haberlo escuchado en vivo porque es una experiencia completamente distinta y puedo decir que hermosa aunque haya llorado como bebé.  

Lo que trasmite la voz de Abel es algo inexplicable. Sentimientos que te ponen la piel de gallina. Pasión hacia la música. Amor a lo que hace. Muchísimas cosas que con solo tres minutos puede que te haga llorar, reir, bailar, saltar, o todas juntas. 

El repertorio de este recital me pareció vacío, sentí que faltaron muchos temas que siempre uno esta acostumbrado a escuchar pero de todas maneras es entendible que hay que hacer cambios. Cantó un tema re mil viejo del que ni siquiera me acordaba. 

El sonido no fue de lo más lindo pero teniendo en cuenta que es el primer festival que se hace en esa ciudad podemos decir que los perdonamos... aunque es medio ilógico porque todos los artistas tuvieron prueba de sonido. La voz de Abel se sentía demasiado baja, después por momentos se la subían, y en otra banda se saturó. Y para los que piensen que hacía playback: no, no lo estaba haciendo sino no pasarían estas cosas.
El tipo es terrible genio. Dio dos horas de recital y ya al último casi ni aguantaba la voz pero seguía dando todo sobre el escenario. Y eso que no era la única fecha que tenía en ese fin de semana. Forzó mucho la voz pero no paraba y trataba de superarse a él mismo. Es algo muy admirable posta. 

Por último, debo decir que al comienzo la pasé muy mal pero por situaciones ajenas al festival, como por ejemplo que se cayó mi celular de la mesa mientras estábamos comiendo y se partió la pantalla, o como también que estabamos comiendo y que había una banda que me gustaba que ya estaba en el escenario y me los perdí... Pero cuando subió Abel creo que me olvide de absolutamente de todo. Reímos, gritamos, bailamos y disfrutamos cada momento que pasaba y, obviamente, no queríamos que termine nunca. Además, cuando uno esta con amigos, siempre la pasa bien.

Byanael




5 comentarios: